Artículos
Slider

 

Nuevos ministeriales son aceptados en las filas del ministerio pastoral, luego de un año de trabajo misionero en las localidades Siglo XXI en Campeche, Isla Mujeres, Holbox, Chiquila y Yalchen en Quintana Roo, en la población de Sotuta en el estado de Yucatán, ranchería Calicanto III y la Unión en Jalapa Tabasco, estos fueron los lugares asignados como campos nuevos.

 

Es parte de un voto en la Unión. Los ministeriales que ingresan a laborar en la Unión Mexicana del Sureste deben participar del Plan OYIM

Con el propósito de fortalecer el espíritu misionero ministerial de los pastores adventistas, se implementa el plan “Un año en misión para ministeriales”. 

El futuro pastor demostrará su compromiso con la iglesia y la misión en el desempeño de las tareas en el campo misionero. Tendrá la oportunidad de confirmar su llamado y será asignado a un campo nuevo donde desarrollará su potencial pastoral. 

Luego de un año de servicio en el campo misionero el pasado 6 de Julio se realizo la ceremonia de clausura del año misionero y asignación pastoral. El Ptr. Isaías Espinoza, presidente de le Unión dirigió un mensaje, basado en 1 Pedro 5:2-4 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.”

 

“Así como los primeros apóstoles fueron misioneros, testigos y mártires en el comienzo de la iglesia cristiana, el Ministerio Pastoral, en sus comienzos, surgió como un movimiento misionero y no es diferente el día de hoy”, dijo el pastor Espinoza.

 

En el mismo contexto, comentó que ”un pastor sabe donde comienza pero no sabe donde terminará al final de sus 40 años de servicio. El desafío es no olvidar la misión, el ministerio pastoral debe ser siempre encausado a la misión.”

 

Pero, ¿qué es OYIM?; el Ptr. David Celis, secretario de la Unión explicó el concepto de OYIM Ministerial: “los ministeriales dedican un año completo a plantar una congregación o iglesia en una campo nuevo donde no hay presencia adventista, cada egresado traza un plan de conquista al nuevo territorio, que incluye trabajo de contactos misioneros, estudios biblicos, celebran reuniones evangelizadoras en las casas y establecer reuniones los sábados.” 

 

Los ministeriales son evaluados trimestralmente durante el año; luego la junta administrativa de la Asociación/Misión recomienda a la Junta Directiva la asignación de un distrito, se abre su hoja de servicio y se le reconoce el primer año de aspirantazgo. En caso contrario se anima a buscar una nueva ocupación. 

 

Los informes de los ministeriales mostraron el desafio que implica plantar una nueva congregación en un campo nuevo, no obstante, gracias al apoyo de los miembros laicos y con estrategias nuevas es posible alcanzar los desafíos y conseguir intereses.

 

Por ejemplo en la Isla de Holbox en Quintana Roo, había sido difícil conseguir intereses, dijo Daniel Abisai Ocaña, pero que con la ayuda de algunos hermanos de la Iglesia durante la pandemia lograron atender las necesidades físicas por medio de despensas y tambien la espiritual compartiendo revistas y libros. Gracias a este medio las personas se interesaron en los estudios bíblicos y, al día de hoy, dos personas han aceptado a Jesús por medio del Bautismo.

 

De esta forma, 12 personas se interesaron en los estudios bíblicos y, al día de hoy, dos personas han aceptado a Jesús por medio del Bautismo.

 

 

El Sábado 13 de Junio, Sheila Lopez Wade ora segundos antes de sellar su pacto

 de bautismo en las aguas del mar Caribe en la Isla de Holbox.

Foto: Asociación Norte de Quintana Roo

 

De igual manera, Juan Carlos de la Cruz Frías fue asignado a la comunidad de Yalchén, al sur de Quintana Roo con un promedio de 700 habitantes. Este lugar es una comunidad maya; debido a esto, Juan Carlos encontró varios desafíos, como el caso de la lengua natal, ya que el 80 % de los habitantes habla Maya; otro aspecto desafiante fue la desconfianza de los lugareños, quienes se hicieron resistentes al ver a Juan Carlos recorrer la comunidad casa por casa ofreciendo oraciones, lo cual hizo aún más complicada la misión.  

 

Después de orar a Dios y de varios intentos por establecer buenas relaciones, vino a su mente el plan de formar un equipo de futbol con los niños de la comunidad. Gracias al apoyo de donantes, logró conseguir uniforme para los niños que, una vez organizados, atrajeron a mas niños y, por medio de este deporte, permitió la apertura de la confianza en los hogares para compartir entre los pobladores Biblias en Maya y dar estudios bíblicos. Hasta el día de hoy, 2 personas han tomado la decisión del bautismo.

 

 

Niños de la comunidad de Yalchén estrenan su uniforme, 

por medio de ellos se abrieron 14 estudios bíblicos en la localidad

Foto: Misión Sur de Quintana Roo

 

Otra de las historias misioneras se dio en Sotuta, población Maya en el estado de Yucatán, en la cual, al principio hubo resistencia a la predicación. Sin embargo, en la casa donde el ministerial llegó a vivir, se colocó una manta con el nombre de Iglesia Adventista. En ese lugar comenzaron las reuniones y los primeros intereses fueron jóvenes del bachillerato, quienes se preguntaba que era la Iglesia Adventista. Sin embargo, para romper más la barrera, se consiguió un nuevo lugar de reunión, que pronto fue adquirido con aportaciones de la Asociación y otras donaciones, este lugar actualmente se encuentra construcción, allí se reúnen 4 familias con 6 nuevos miembros bautizados que continúan predicando en la localidad.

 

En este lugar se construye la Iglesia de Sotuta, los miembros 

continúan predicando en la comunidad 

Foto: Asociación del Mayab

 

Historias misioneras de cada uno de los ministeriales nos recuerdan que, aunque el comienzo es difícil, el Espíritu Santo sigue trabajando en los corazones y convirtiendo a las personas al evangelio.

 

Los nuevos pastores egresados son: 

Andrés Gutiérrez Méndez – Misión de Campeche

Eliezer Ventura Escobar - Asociación Del Mayab

Ricardo Gamas Vázquez  - Asociación Norte de Quintana Roo

Daniel Abisai Ocaña Pool – Asociación Norte de Quintana Roo

Juan Carlos de la Cruz Frías – Misión Sur de Quintana Roo

Jair Othoniel López Cruz  - Asociación Sur de Tabasco

 

Actualmente, la Unión Mexicana del Sureste cuenta con 106 obreros con credencial ministerial y 82 con licencia ministerial, ubicados a lo largo del territorio que comprende nuestra Unión.

Editor: Víctor Martínez Bautista.

Director de Noticias, Unión Mexicana del Sureste