Artículos
Slider

Eusebio Soberano Montalvo

1956-2020

 

La vida de un ministro es apreciada no solo por los años de servicio en la Iglesia, sino por las vidas que son tocadas a través de su ejemplo de bondad, liderazgo y servicio. 

El pastor Eusebio Soberano Montalvo nació el domingo 8 de abril de 1956 en Estación Juárez, Chiapas, en el seno de una familia adventista. Su padre fue Manuel Soberano Estrada, fundador de iglesias en aquella región. Debido a la influencia cristiana de su padre y con la ayuda de su trabajo en el colportaje, inició sus estudios de secundaria y preparatoria en el Colegio Linda Vista.

 

Posteriormente se graduó en la generación de 1981 de la Licenciatura en Teología Pastoral por la Universidad de Montemorelos.

 

Al concluir sus estudios, contrajo nupcias con la señorita Jovita Díaz Rinza con quién procreó dos hijos, quienes actualmente sirven en la obra de Dios como docente y contador público.

 

El pastor Soberano inició sus servicios ministeriales en una primera etapa en los distritos de Tuxtepec, Oaxaca; Chinameca; y, Oteapan; en lo que fue conocido como la gran Unión Mexicana del Sur.

 

Con la finalidad de continuar su formación profesional, tomó un receso en el cuerpo ministerial y comenzó a laborar como agente de ventas y gerente regional de los laboratorios médicos como: Lederle, Schering Plough, André Bigaux, Searle y Aesculap.  En la etapa como agente de ventas en Searle, la empresa logró obtener el campeonato nacional de ventas por varios años consecutivos.

 

Más tarde, el Pr. Soberano se graduó de la Maestría en Administración en la primera generación (1998-2000) de la Universidad del Valle de México, Campus Villahermosa.

 

Durante esos años, sirvió incansablemente en la iglesia adventista Nueva Villahermosa como laico, anciano de iglesia, anciano juvenil, director de laicos, director de vida familiar, director de jóvenes y director del club de conquistadores; entre otros cargos. De igual manera, fue uno de los fundadores de la Iglesia Juvenil en la Iglesia Nueva Villahermosa, una de las primeras de su tipo en el país. 

 

El ministerio juvenil del pastor Soberano en aquellos años tuvo mucha influencia en varios jóvenes, quienes actualmente son líderes en los diferentes ámbitos de la iglesia, incluyendo los clubes de Conquistadores y Guías Mayores. Una anécdota recordada por aquellos jóvenes, que con cariño rememoran su liderazgo, fue que el Pastor, fungiendo como director del club de Conquistadores, llevó al club Alfa a ser campeones entre los clubes de la Asociación de Tabasco en 1994. 

 

En el año 2002, Dios lo llama de vuelta al ministerio y, en una segunda etapa, sirve como pastor de los siguientes distritos en el estado de Tabasco: Primero de mayo, distrito en el que fue ordenado al ministerio; Parilla 1; Las Mercedes; Parrilla 2; y, 16 de septiembre; en la Asociación del Centro de Tabasco.

 

Sus dotes como buen administrador lo llevaron a servir por dos años como director del Colegio José María Pino Suárez en Macuspana. Finalizando esos años, regresó a servir como pastor en el distrito Tacotalpa 1, Coconá, Emiliano Zapata, Teapa central, y, finalmente, en el distrito Parrilla de la Asociación Sur de Tabasco, en donde se jubiló en agosto del 2019.

 

El día 26 de julio del presente año, el pastor cerró sus ojos como un guerrero, creyendo firmemente en la resurrección para vida eterna que su Dios le ha prometido. 

 

Gracias a la influencia del pastor Eusebio Soberano, cientos de almas se acercaron a los pies de Jesucristo mediante el bautismo. El pastor fue un fiel siervo de su Dios, gran esposo, padre y abuelo. 

 

Su esposa Jovita Díaz Rinza, sus hijos José Gustavo Soberano Díaz y Cindy Erika Soberano Díaz, así como su amada nieta Elisa Michelle Soberano Martínez, y todo aquel que tuvo relación con el Pastor Eusebio, recordarán el excelente trabajo que llevó a cabo bajo la dirección de Dios. 

 

El Pastor Eusebio Soberano ha peleado la buena batalla, ha acabado la carrera, ha guardado la fe. Por lo demás, le está reservada la corona de justicia, la cual le dará el Señor, juez justo, en aquel día… (2 Tim. 4:7-8).

 

Damos gracias a Dios por los años que sirvió de forma abnegada a la Iglesia. En esta ocasión, todo el cuerpo ministerial se une en oración por su familia.

 

“Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos”

Salmo 116:15